jueves, 5 de diciembre de 2019

¿Por qué ya no ofrezco barnices de poliuretano o urea a mis clientes?

Controvertido tema este, no suele granjear muchas amistades pero de todas formas voy a contar la verdad, o al menos "mi verdad"

Cuando apenas era un adolescente e hice algo más que pasar una escoba a un trabajo de mi padre, pude constatar dos cosas, que ese duro y extraño trabajo me agradaba, era casi mágico lijar un barniz deteriorado y ver cómo era la madera realmente.

Por otra parte más allá del esfuerzo físico me llamó la atención lo horroroso que era trabajar con los barnices, eran irritantes, tosías como si se te fuera a salir la tráquea y llorabas sin poder ver nada. No hace falta ser muy listo para comprender que esto en una casa con personas viviendo, y nosotros mismos aplicándolo tenía que ser un despropósito.

Pececitos panza arriba, pequeños canarios exiguos, perros que lloraban (los perros no tienen glándulas lacrimales) personas que no toleraban el olor porque les duraba meses... quejas, descrédito.

Cuando crecí me dió por estudiar, algo, no mucho y elegí la arquitectura técnica. Me pareció una forma de intentar concienciar a los trabajadores de que se protejan, cosas de la edad supongo, un aparejador realmente es un señor muy atareado y que bastante tiene con coordinar la obra.
Eso al menos me hizo concienciarme acerca de las normativas, su aplicación, su por qué y sobre todo, sus trampas, sus subterfugios.

También me acostumbré a leer las etiquetas de los productos y si era posible sus fichas técnicas. Eran como un pequeño manual de lo que se podía o no hacer, en qué condiciones y con qué propósito.

Como mínimo era llamativo que en todos los productos que aplicaba mi padre, aparecía "sólo apto para uso industrial, sólo apto para lugares ventilados" Pero bueno: si no se pueden ni abrir las ventanas y no puede hacerse hasta que se pueda pisar, eso es imposible. El barniz no se extendería correctamente, se quedaría arrugado. Si el calor lo afecta, y aquí hace bastante calor, quedaría plagado de granitos... Un urea en invierno y con humedad no seca nunca, y en verano con las ventanas abiertas yo personalmente solo lo puedo aplicar con una espátula, será que soy muy torpe...

Lo peor de estos materiales sin embargo, no eran lo insufribles que son en cuanto a sus emanaciones, era la incertidumbre de si harías bien tu trabajo y a parte habría una considerable dosis de suerte.
Demasiado calor, demasiado frío, un ph inadecuado, taninos y aceites esenciales, siliconas ácidas, ceras, aceites, corrientes de aire, calefacciones, había un sin fin de factores imprevisibles, a veces, que hacían desmerecer tu trabajo que me pareció, una muy mala idea desde cualquier punto de vista.

Tras probar los barnices al agua y aceites, pude constatar que los acabados eran mucho más previsibles, estables, exigían bastante más trabajo pero podías garantizar la calidad, a la par que evitabas las molestias para el cliente y para ti mismo; cómo no darles una oportunidad.

Después de trabajarlos e ir reduciendo casi al mínimo nuestros trabajos con disolvente, hará algo más  de dos años que los sacamos del catálogo.

La oportunidad de ver estos trabajos al cabo de los años y comparar su envejecimiento con los que usábamos antes en los pisos, nos hicieron ver que no estábamos haciendo lo correcto. El constatar que incluso los clientes que quedaron menos convencidos pues desconfiaban de su duración te los vuelven a pedir, no solo por sus ventajas con respecto a los olores, ytiempos de secado, sino por cómo les están resultando era incontestable.

En cuanto a las normativas... Si claro que todos los productos son legales, cumplen su nivel de voc (cov) o formaldehído  por los pelos. Pero, uno a uno, su suma, dar varias capas o combinarlos seguramente no. Echarles un fluidificante, antisilicona, retardador, etc. ya os digo seguro que no, eso es veneno concentrado. Si se impregnan los paramentos , los tejidos, y las ventanas son estancas, el cliente puede pedir que les venga una empresa con un espectrómetro de gases y ¡oh! sorpresa, eres un delincuente, y las responsabilidad es solo tuya ¿no leiste la etiqueta? Esto no es serio y lo que falla es claramente nuestra normativa, no nos protege, siempre va a remolque de la de los paise más avanzados, y eso es un desfase importante en años y un detrimento en lo que debieran ser: un garante del buen proceder y una protección del ciudadano.

2 comentarios:

Parquets Serra dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, en su momento estos productos hicieron su servicio.

manuel gonzalez dijo...

Yo pinto a diario y tienes toda la razón, utilizo toda clase de pinturas poliuretanos, disolvente, acrílicos reactivos, hidroalcoholicos, sintéticos y mil más que podría nombrar..Sin duda las pinturas al agua serán el futuro pero todavía le queda mucho que mejorar en algunos aspectos, en algunos campos de la madera no funcionan también como desearíamos, por el bien de todos esperemos que mejoren aún más y que se vallan retirando estos productos más tóxicos.... un saludo.