miércoles, 13 de febrero de 2019

Colocar laminado sobre parquet.

Las normas de edificación impiden colocar un parquet laminado sobre un parquet de madera. De todas formas es algo que demandan muchos clientes y está en manos del profesional el hacerlo o no.

Yo personalmente me niego y explico al cliente que no es una superficie adecuada, sobre todo cuando ya está muy suelto. Uno de los secretos de que el montaje de un laminado sea duradero es que la base sea firme y plana, y en estos casos no lo es.

A parte en caso de una fuga de agua, una situación muy frecuente, tenemos tres problemas: el laminado hay que cambiarlo. Hemos de reparar la madera, quitarla o esperar a que seque. Y por último si no lo hacemos se crían hongos en la madera que no puede evacuar el agua y su medio de reproducción, las esporas, son a veces extremadamente tóxicas y peligrosas para personas mayores o patologías que conllevan bajas defensas en el organismo. Yo retiro a menudo laminados afectados de humedad y las colonias que veo bajo ellos me impedirían montarlo en mi casa, sinceramente. Eso asusta.


Retirada de cemento en roza, nivelación y reconstrucción con madera.

En el caso de esta obra el cliente nos llamó para arreglar un laminado dañado por una fuga. Era de una calidad pésima y le recomendé que le buscara un sitio en el vertedero pues se había destrozado y era de baja calidad, imposible de reparar y encontrar el modelo exacto; el suelo a la basura.

Curiosamente encontramos debajo una madera que identificamos como jatoba en doble espiga oblicua, muy deteriorada pero con un espesor casi completo.




El formato original era un roble en espiga simple, de corto formato con cenefas sobre una solera no muy compacta con una calefacción central bastante mal diseñada, los pisos superiores son un infierno. Todos las parquets se han soltado mucho en el edificio y el antiguo dueño lo sustituyó por la jatoba pensando que era la madera.

No era la madera, es la suma de la solera poco compacta, la cola de vinilo, que no soporta deformaciones y esa terrible calefacción, que está pidiendo a gritos un intercambiador de calor.

El antiguo dueño sufrió otra fuga y el parquet se despegó y se deterioró porque el barniz era de una calidad pésima, la cola otro tanto... y perdió su fe en la madera y colocó el laminado encima.

Nuestro cliente nos llamó y hemos intentado recuperar el valor de este pequeño tesoro que es la jatoba.
Fue complicado pues tapar una madera aún húmeda con un plástico conlleva que la humedad tarda en salir más y la madera se retuerce y se despega brutalmente. También se crían hongos pero resulta que las maderas tropicales como esta los resisten.

Por una vez quitamos un plástico para descubrir un material noble. Pero ahora lo hemos tratado como se merece, con colas y barnices de máxima calidad.







No tapes un material noble y reparable con un plástico, sería como forrar una obra de arte y no vas a sacar nada bueno de ello. Por eso las normas de edificación lo prohíben. Solo has de buscar un profesional que sea capaz de darle una nueva vida, frente a la solución sencilla, sobre todo para él, de forrarla con el laminado y no molestarse en arreglarlo, algo que exige conocimiento, dedicación y materiales de calidad.