viernes, 29 de enero de 2016

Profesionales sin escrúpulos.



Un compañero de mi asociación nos mostró el enlace a la web de un supuesto profesional de nuestro oficio. En ella se nos informa de lo estupendo y recomendable que es poner un laminado sobre el parquet de madera en vez de lijarlo y barnizarlo, que bien!

Sus argumentos:

1 El proceso de lijado y barnizado es impreciso, y el acabado es incomparable al de nuestro plastificado amigo.

Impreciso en según que manos, según que técnicas y sobre todo según que barnices… Puede que en un parquet de madera nunca alcances el nivel de perfección en cuanto a planeidad e imperfecciones, pero lo compensa la extremada diferencia de belleza entre ambos y un buen profesional no comete muchos fallos. Yo desde luego no contrataría a quien no es capaz de hacer un buen acabado y me parece bien que seáis conscientes de vuestras propias limitaciones.

2 El precio de un barnizado de calidad es parecido al de la colocación de un laminado.

Pues si, eso es cierto si recurrimos a los barnices al agua más caros, pero no son los únicos barnices.
Lo que no contáis es que estás tapando un material más caro y valioso para cubrirlo con un plástico.
No sé donde está la rentabilidad de tal cosa ya que lo que tapáis es arreglable y el laminado durará lo que dure y luego a tirarlo todo, no lo veo económico, sobre todo sabiendo que un buen barnizado te puede durar hasta veinte años, mucho más que el laminado.

3 El laminado es más duradero.

Eso es un juicio muy arriesgado. He asistido personalmente a la colocación de los primeros y a excepción de los más caros, que difícilmente sean los que colocáis, ya están la mayoría en el vertedero. Por contra no es nada inusual que arregle pisos de parquet que colocó mi padre antaño.
El piso de madera era algo que se heredaba y el laminado es lo primero que se cambia… Sin duda la madera bien instalada es lo más duradero.

4 Es mucho más fácil de colocar en casa sin que nos origine trastornos.

En mi oficio la actividad más pulverulenta es cortar cosas, y da igual lo que sea, rodapié, laminado, madera. Es lo que más polvo hace.
En cuanto a los secados del barniz, un buen profesional es capaz de dar todas las capas (manos) en un día con los productos adecuados, utiliza sistemas de lijado con filtro hepa, etc. En definitiva, es algo más versátil que un simple forrador de suelos.

Personalización madera teñidos colores
El nivel de personalización de una madera no tiene límites. Es un error elegir un plástico solo por modas pasajeras, la madera nunca pasa de moda. Estas tres tablas tienen una técnica denominada decapé, en tres tonos, esmeralda, púrpura y rojo bermellón. Las tres son robles, la madera más común en España.

5 Los suelos de madera crujen al pisarlos y el laminado es silencioso.

Eso directamente es falso. Cruje una tarima (una de verdad, de madera) clavada sobre rastreles, cuando tiene ya muchos lijados y está para cambiarse, pero una nueva, bien instalada, muy poco.
Cruje un multicapa (flotante de madera) de la misma forma que un laminado, cuando lo colocaron sobre un suelo mal nivelado. Y sobre todo crujen los parquets hechos por un mal profesional que no se molestó en pegar las tablas sueltas porque cualquier cosa que le lleve mucho tiempo es algo a evitar.
Todos los parquets que no están fijados al suelo con adhesivo hacen ruido al pisarlos, no crujen pero es como golpear un tambor con su caja de resonancia. El que tiene un vecino con laminado que camina sobre tacones lo sabe bien.

6 Se tarda mucho más en lijar un piso de parquet.

Si hay muebles se tarda aproximadamente lo mismo, al menos a mi me llevan unos tres o cuatro días, pero aunque se tardara más porque hay que pegar tablas, por ejemplo eso no puede ser justificación para arrancar un material noble y valioso.

7 El laminado soporta mejor la radiación solar.

Pues puede que si, no lo sé pero puedo asegurar que en la madera produce un efecto de envejecido que generalmente la hace más hermosa. La madera adquiere pátina. ¿Alguien ha oído hablar de la pátina de un plástico?



Por último comentar algo que me molesta mucho: mezclar conceptos interesadamente.
Esta gente coloca “tarimas” que resultan ser laminados. Hablan de parquet cuando colocan un plástico. Más que por un completo desconocimiento de lo que hacen, veo una intención de tergiversar y confundir al cliente. En eso si estáis teniendo éxito y es una tendencia en aumento; ya puedes ver cerámicas, vinílicos, laminados etc. y todos según ellos son tarimas o parquet, no os dejéis engañar el parquet es de madera y la tarima también; eso no es madera y por lo tanto tampoco tarima.

La madera es arreglable, teñible, personalizable, y sobre todo es hermosa, Para trabajarla hace falta alguien competente pues no es un oficio sencillo pero eso no nos debe llevar a arrancarla ni taparla. Eso solo lo hará un profesional mediocre.

No tengo nada en contra de dichos materiales pero meterlo a todo el mundo tanto si es conveniente como si no denota poco oficio y seriedad.

Horrores en parquet.

miércoles, 27 de enero de 2016

Organiza tu obra de parquet bien.

El lijar el parquet de nuestra casa no es algo tan sencillo como pintar las paredes, es más molesto y como cualquier otra actividad conviene organizarla lo mejor posible.

Lo primero que nos preguntamos es cuando hacerla: mejor que sea la última actividad a efectuar pues sencillamente por su ubicación la pisará todo el mundo y recibirá los daños de posibles accidentes.
En este caso una solución posible es cubrir la obra con protectores, cartones o específicos para la protección de obras, más modernos y elaborados. No es una solución perfecta pero hay que tener cierto cuidado.

Unos simples papeles o plásticos no protegen de impactos o rayones y si no están bien sujetos pueden cubrir chinitas o cualquier cosa sin que nos percatemos.
Si optamos por poner cintas de carrocero, estas pueden ser recalentadas por el sol y adherirse más de lo necesario, produciendo daños en el barniz acabado. Estas cintas no deben dejarse nunca puestas mucho tiempo. A parte sus disolventes pueden interferir desfavorablemente en la química del barniz que aún no está suficientemente endurecido, y es atacable por químicas adversas.
Una correcta protección es usar láminas fabricadas para tal uso, la protección del suelo, con fijaciones más correctas y no peligrosas, aunque insisto en que lo mejor es hacer el parqué lo último.

En el caso concreto de instalar un parquet nuevo si que podemos hacerlo antes que otras actividades, permitiendo que la madera se adapte a la humedad del piso y dejando el acuchillado y barnizado para el final de la obra. La única excepción a esto sería un enlucido, enyesado o cualquier actividad que requiera mucha agua, pues esto ocasionaría daños en la madera recién colocada.

Una vez aclarado esto nos damos cuenta de otro problema, nuestros muebles. Tenemos que quitarlos para hacer la obra pero con grandes armarios o poco espacio es complicado.

Zona de corte y parche bajo armario. Seguimos los dibujos de la madera para disimularlo.

Lo más sencillo pero menos económico es contratar una empresa especializada que los retire, almacene y vuelva a colocar.
Generalmente se intenta meter todo el mobiliario en las cocinas y baños, terrazas, etc. y si aun así no hay espacio suficiente se opta por hacer el piso de dos veces, intentando que solo haya un corte en una parte no muy visible. No es una buena idea hacer el pasillo aparte, por ejemplo, pues quedarían cortes en todas las puertas.

Los muebles más grandes se pueden dejar en su sitio, si vuestro acuchillador tiene unas máquinas adecuadas y hace las cosas correctamente no los dañará.
También podemos retirar el mueble, hacer la superficie bajo el, colocarlo y luego hacer el resto, pero exige bastante habilidad para que no se note y generalmente se cobra a parte, pero se puede hacer.

Para tapar alguna cosa mejor no emplear plásticos pues con el aire se cargan de estática y terminan recogiendo polvo que pueden depositar entre los barnizados, afeando el aspecto final. Otra vez recalco los peligros de las cintas adhesivas, en este caso en los muebles.
Un buen profesional no armará una polvareda y en caso de que manche algo lo limpiará, pero no suele ser el caso de los profesionales más baratos, con maquinaria obsoleta y costumbres más propias de una gran obra.

Mejor posponer limpiezas de cristales u otros objetos con disolventes mientras barnizan. No se deben emplear siliconas ácidas, ni en general hacer cualquier cosa que introduzca agentes no deseados, como disolventes o grasas en nuestra madera.

Cinta carrocero no usar sobre barnizNo usar siliconas ácidas sobre la madera
La silicona ácida es peligrosa para el barniz, a parte de un producto de baja calidad que se cuartea.

Una vez terminada la obra es necesario colocar las típicas felpas adhesivas en las patas de nuestros muebles, especialmente sillas y sillones.
Durante el mes siguiente conviene no hacer limpiezas enérgicas ni adherir cosas a nuestro barniz, puede que tenga casi toda su dureza, pero aún es sensible a los malos tratos; Hay que ser especialmente cuidadoso al principio.

Seguramente lo más importante de la obra sea el elegir a un buen profesional, que nos la haga lo más llevadera posible, ayudándonos con cualquier problema y aportando soluciones correctas.
Como siempre os recuerdo que hemos de exigir materiales de baja toxicidad para nuestros hogares.

Consejos de limpieza

martes, 26 de enero de 2016

Una fuga de agua en mi parquet. ¿Qué puede ocurrir?

El daño más grave que se puede producir en nuestro pavimento de madera es el causado por una fuga de agua. La madera se infla a medida que absorbe el agua y eso hace que físicamente no quepa en su hueco y se suelte.
En función de el agua que salga se dañará más o menos madera, y si el agua es de la calefacción penetrará más deprisa.

Los daños producidos, como cuento están relacionados directamente con la cantidad de agua, pero lo que al final determina la gravedad de la situación es el tipo de madera y el suelo sobre el que está pegado.

Existen maderas que se deforman mucho con la humedad y eso las hace peores en caso de fuga, las maderas muy nerviosas.
También es muy importante si la madera es deformable o no. Según la especie, unas maderas se deforman igual en todas sus dimensiones, con lo cual crecen, pero no se retuercen, mientras que otras se deforman de manera desigual (más a lo ancho, que a lo alto) y eso origina que adquieran forma de teja, lo que las hace soltarse más.

Sobre un suelo (solera) compacto y con un adhesivo eficaz, la zona afectada se verá muy retorcida y frecuentemente las tablas se levantan físicamente. El efecto se hace menor con la distancia al punto donde se concentró el agua.

Hormigón de granos de tamaños y formas adecuados frente a hormigón mal ejecutado, con huecos y áridos de forma y tamaños inadecuados. Para entenderlo fácilmente: no se puede hacer una pared resistente, con ladrillos en forma de huevo.

Sin embargo, sobre un suelo poco consistente o con un adhesivo de baja calidad, notamos que no se deforma mucho pero cuando pisamos cerca se oye como un crujido en nuestros pasos y si golpeamos con los nudillos suena a hueco.
Éste es el peor caso posible pues la hinchazón de la madera hace que ceda el suelo en vez de la madera, y esta se suelta en grandes placas, agravandose el daño gracias a que los colocadores suelen pegar las tablas entre ellas y así se desprendan todas juntas.
Por explicarlo de una forma más sencilla, se rompe por la parte más débil y desgraciadamente lo más débil es el propio suelo.
Corte de solera compacta alzado con zona húmeda y despegue de tablas
Hormigón compacto que soporta el empuje de la madera hinchada.

Corte de solera arenosa alzado con zona húmeda y despegue de tablas
Hormigón poco compacto que se rompe bajo las tablas.

La causa más común es que la solera de hormigón armado no tiene la consistencia adecuada. Es sorprendente la baja calidad de los hormigones armados que encuentro en mis obras y no sólo se traduce en suelos de pegado poco fiable sino en azulejos que se desprenden o baldosas del suelo que se cascan y sueltan...

Parqué pegado sobre solera no compacta
Tablas con parte del suelo adherido, síntoma de una mala solera.

Un hormigón puede ser defectuoso por diversas causas: demasiado polvo en la arena, dosificación de materiales incorrecta, secado sin curar (verter agua durante los 28 días siguientes a su puesta en obra), arenas de tamaños inadecuados, secado a temperatura incorrecta, etc... Pero comúnmente la causa más frecuente es la baja calidad de la arena empleada e insuficiente cantidad de cemento.
Cualesquiera que sea la causa el resultado es que cuando nuestra madera se hincha y se intenta levantar, se lleva un cacho de suelo y el daño que debería ser muy puntual se expande por toda la casa.

También cabe destacar que mientras las maderas de calidad, durámenes y maderas tropicales son resistentes a los hongos, en las alburas de roble de obra y maderas de bajo coste, los hongos medran y a parte de las tablas levantadas podemos ver cambios acusados de color, en forma de manchas negras o amarillas, que necesariamente harán necesario cambiar la madera afectada.


Higrómetro gant marcando humedad excesiva en parquet
La humedad debe estar entre el 6-8% Hasta entonces la madera se seguirá moviendo y toda reparación será poco duradera. Es imprescindible el uso de higrómetros para determinar el momento óptimo para arreglarlo. Hasta entonces tenemos que armarnos de paciencia.

En el caso de un parquet multicapa (flotante) los daños pueden ser mínimos si la humedad es poca, ya que constan, si están bien instalados de cierta dilatación en todo su perímetro. Si la humedad es mucho mayor pueden deformarse las tablas o dañarse la capa noble sobre ellas. Ciertos multicapas mal manufacturados (pegados con cola de urea) sufren un desprendimiento de su capa de madera noble, con daños similares a los parqués pegados.
Comúnmente los daños más frecuentes suelen ser por hongos, ya que la humedad se mantiene durante mucho tiempo, a causa del tejido aislante sobre el que se montan.

Mancha en multicapa de roble por microorganismos
Mancha producida por los microorganismos que medran en las maderas que no son naturalmente resistentes y contienen humedad durante el tiempo suficiente. 

En los laminados la humedad excesiva produce la rotura de los tableros que le sirven de núcleo, haciendo sus uniones entre tablas ineficaces y también acumulan hongos en su parte inferior, cuyas esporas pueden ser muy tóxicas.