domingo, 26 de julio de 2015

Arreglando una tarima de eucalipto:

Arreglando una tarima de eucalipto:


En esta ocasión rehabilitamos una tarima de eucalipto sobre la que se produjo un reventón de una caldera industrial, lo que motivó que se derramaran cientos de litros a gran presión de agua caliente; todo un desastre en una madera nerviosa.

Los efectos son estos:
Fuga de agua sobre tarima de eucalipto blanco 1

Fuga de agua sobre tarima de eucalipto blanco 2

Sustituimos las piezas dañadas que fueron previamente retiradas para permitir que la tarima estuviera mejor ventilada. De todas formas tardó en tener la humedad requerida más de un año.
Como no tenemos este tamaño de tarima procedimos a retestar tablas más grandes de eucalipto. Este proceso consiste en cortarlas al tamaño requerido y hacerlas unas nuevas hembras para encajarlas en las tarimas antiguas.

Arreglo de tarima de eucalipto blanco

Retestado de tabla de eucalipto blanco

Tras sustituir todas las tarimas lijamos y barnizamos con un acabado en poliuretano satinado.

Tarima de eucalipto blanco lijada sin barnizar

Distribuidor de tarima de eucalipto blanco poliuretano satinado

Tarima de eucalipto blanco barnizada con poliuretano satinado 1

Tarima de eucalipto blanco barnizada con poliuretano satinado 2

Reconozco que siempre he sentido debilidad por esta madera, me parece preciosa. Espero que os guste tanto como a mi. Es una de esas cosas que merece la pena salvar. 




miércoles, 15 de julio de 2015

¿PORQUÉ EL BARNIZ DE UREA SE PONE BLANCO?

¿PORQUÉ EL BARNIZ DE UREA SE PONE BLANCO?

Los "afortunados" poseedores de uno de estos acabados ven con desesperación como sus suelos se tornan blancos, a veces por zonas y otras en su totalidad.
Existen dos causas, una química y otra física.
El urea-formol es un polímero, como casi todos los barnices. Consta de una garrafa de urea y otra de catalizador. La resina de urea se encuentra en fragmentos de moléculas denominados "monómeros"
que al ser activados por el formol (formaldehido) se unen en cadenas largas y endurecen el producto, exactamente igual que en el poliuretano. Los barnices ni secan ni fraguan, polimerizan.
Desgraciadamente en este proceso quedan sueltos tres radicales libres en cada molécula de urea, lo que hace que se unan a cualquier compuesto orgánico, absolutamente cualquiera, hasta el agua. Al hacerlo dejan de ser inestables pero se forma un producto distinto, con diferentes cualidades, una de ellas es que es de color lechoso.
Por otra parte está la causa física. La madera cambia de tamaño constantemente según la humedad ambiental y de uso. Al ser el urea tan extremadamente duro, no es infrecuente que en climas de humedad y temperaturas muy cambiantes (alta variación térmica) como el castellano, el barniz se fisure y se cuartee en minúsculos pedacitos, lo que también le hace perder transparencia, como un golpe en un parabrisas.

Algo curioso es que cuando los monómeros de barniz de urea se cohesionan mediante la acción de el formaldehído, se libera como producto de la reacción una molécula de agua. Un urea, mal formulado en origen puede tornarse blanco simplemente por una formulación inadecuada. Ese agua sobrante no sale de la mezcla y se cohesiona con los radicales libres del urea-formaldehído y el producto resultante se torna blanquecino inmediatamente.

Sólo podemos intentar que la humedad y temperatura sean constantes en el hogar y procurar evitar la limpieza con excesiva cantidad de agua.
Este tipo de barnices nunca deben usarse sin un recubrimiento de otro tipo de barniz.
A algunos lumbreras se les ocurrió dar barniz al agua sobre él, y por supuesto se estropea.
Para que no envejezca de esa forma es mejor protegerlo con poliuretano. Cuando es así sólo se ponen blancos si la humedad viene de debajo de la madera, como por ejemplo una fuga o una obra de albañilería efectuada justo antes del parquet, sin dejar que se evapore el agua usada.
También cabe destacar ciertas abominaciones como mezclar agua con el barniz, para que satine y no sea brillante o para que no seque muy deprisa en verano, por supuesto estos se ponen blancos como un papel.
Cuando se le dota de un acabado en poliuretano los radicales quedan unidos a este.
Quiero añadir que en varios países se han prohibido porque siguen liberando lentamente formaldehido a la atmósfera tras su endurecido. Tan lentamente que cuando los lijas tras treinta años siguen oliendo a formol una barbaridad. No debéis estar en el piso cuando lo lijen, de hecho, al ser un producto tan duro, al lijarlo se rompe en minúsculos pedacitos, sin apenas masa, y las máquinas tienen muchas dificultades para aspirarlo.

lunes, 13 de julio de 2015

¿Porqué combinar tipos diferentes de barniz puede incrementar la duración de un piso?



¿Porqué combinar tipos diferentes de barniz puede incrementar la duración de un piso?

A muchas personas les choca que hable tan mal del urea-formol como acabado y que uno de los acabados que ofrezco sea urea mas poliuretano, la verdad es que no me extraña y me lo preguntan muchas veces.

Ello es por la experiencia de ver que duran muchos años con buen aspecto, pero la explicación tiene que ver con las propiedades ópticas de la luz, el agente que junto al agua, más estropea nuestra madera.

Hay un concepto que se denomina "el principio fundamental del aislamiento" con aplicación en cualquier faceta de la construcción, y que nos dice que "toda radiación al pasar de un medio a otro con diferente densidad o composición, pierde parte de su energía".
En efecto, nuestras abuelas ya sabían que dos camisetas finas de diferentes tejidos nos calentarían mucho más que un único jersey grueso, el fundamento es el mismo. Cuando nos vestimos evitamos que nuestra radiación térmica, el calor que desprendemos, se pierda en la atmósfera, y con la ropa lo retenemos.
En el caso de la luz, también un tipo de radiación, lo que ocurre es que, al atravesar el poliuretano, que ya de por si tiene un filtro solar aceptable, pierde algo de energía . Sigue penetrando y se encuentra con otra capa de densidad y composición muy distintas y según nuestro principio, pierde parte de su intensidad, con lo cual a la madera le llega menos radiación y sufre menos daños.
Esto se traduce en que la madera y el propio barniz, sufren menos los estragos que producen sobre todo los rayos UVA.

A parte al combinar dos barnices podemos paliar las deficiencias de cada barniz por separado.
El urea es demasiado rígido como para dar más de dos manos sin riesgo de que se fracture o sea afectado por las humedades de uso o ambiente. Al cubrirlo con un poliuretano le dotamos de una resistencia a los químicos y a la humedad que por si sólo nunca tendría y ello sin fomentar su fragilidad.

Por esa razón nunca me veréis dar un piso en urea, imperdonable: mal filtro, excesiva rigidez y nulo filtro solar. Puede que salga económico pero a medio y largo plazo sale caro, dura poco y le quitamos un lijado a la madera demasiado pronto.
Tampoco los doy con tres de poliuretano: la madera está bien protegida pero el barniz tiende a oscurecerse mucho con la luz. El precio por metro cuadrado se encarece e introducimos tres veces disolventes con capacidad de infiltrarse en las paredes y techos, cosa que el formaldheido del urea no tiene capacidad de hacer. Estos pisos tienen un olor a pegamento muy acusado que a algunas personas les afecta mucho; Es muy normal que la ropa de cuero y los colchones lo absorban.
No digo que el urea sea menos nocivo que el poliuretano, sino que sus vapores son fácilmente ventilables y no suelen dejar rastros perceptibles por el cliente a poco que se ventile. Cuando las ventanas del piso no son abatibles y totalmente estancas, a menudo el cliente no percibe olor alguno.

Incluso cuando utilizo barnices al agua suelo utilizarlos de diferentes densidades por la misma razón, mejorar su filtro solar.

Si todo esto no os ha convencido de que es una opción duradera, os muestro mi piso, lijado hace veintidós  años y os reto a que me busquéis uno en poliuretano o en urea con la misma edad y mejor aspecto. En urea daría literalmente asco y en poliuretano estaría más opaco y anaranjado.


Urea con acabado en poliuretano Valladolid Parquets da Cruz


Honradamente, estoy deseando barnizarlo en poliuretano al agua, porque quedará mucho más hermoso y será menos peligroso. No quiero productos tóxicos en mi hogar...  Pero cuando lo hice no disponíamos de ellos. Me gusta la madera lo más natural posible, con barnices transparentes que no la den color alguno sino que realcen el que le es propio, pero nunca impongo mis criterios estéticos a mis clientes, y algunos siguen prefiriendo los acabados más plastificados y con color más cálido.

Por cierto: cualquier barniz no se puede dar sobre otro a la ligera, unos son compatibles y otros no, y el orden de aplicación también es importante un urea no se puede dar sobre un poliuretano, por ejemplo. En principio nunca se puede dar un barniz más duro que el que ya está aplicado, se fracturará sin remedio porque su base no es tan sólida como él mismo.

Rebarnizado de parquets.