domingo, 30 de junio de 2019

El mundo del parquet ha cambiado y nosotros con él:

Uno de los primeros trabajos que hice tras jubilarse mi padre en el cambio de milenio fue este bonito palomar castellano reconvertido en vivienda situado en Villanubla.

La colocación la realizó él, con bastante esfuerzo pues no es una colocación muy habitual.
Desgraciadamente la solera de hormigón era muy mala, me consta que pidió que la solaran para que quedara mejor aislado y más firme el pegado, pero no fue así.

Exterior del inmueble y sus humedades


El edificio no está correctamente aislado en su exterior y las humedades en la cara expuesta a las lluvias son frecuentes y ocasionan daños a la madera.

Hace más de quince años arreglamos varias habitaciones y las barnizamos como se nos enseñó, con dos manos de urea y acabado en poliuretano y repegando todas las tablas sueltas con cola vinílica blanca, la habitual.

Habitaciones barnizadas hace 17 años con dos manos de urea y poliuretano


No fue un mal acabado para aquella época, con las máquinas que se usaban y las técnicas y productos con los que contábamos.

Siendo crítico con el resultado, no ha envejecido muy mal dadas las condiciones pero se nota como el urea se ha tornado blanquecino, añadiendo opacidad a la madera, con lo que ha perdido buena parte de su contraste y el color de las tablas se ve demasiado uniforme.
Por otra parte el lijado me pareció mejorable, creo que la experiencia nos ha hecho mejores en eso y por otra parte las pulidoras que usamos ahora mejoran el acabado enormemente.

Aspecto de las habitaciones barnizadas en la actualidad y del distribuidor que no se lijó


En estos días hemos tenido que restaurar tres estancias afectadas de humedades y el distribuidor anular que las comunica.

No puedo usar las mismas técnicas de lijado y materiales que usé antaño pues sería más que extraño no hacerlas mucho mejor si puedo y podemos. Este mundo del parquet ha cambiado mucho en estos años y lo ha hecho francamente para mejor, por mucho que algunos se empeñen en trabajar como hace treinta años.

La madera se había despegado mucho en la parte más expuesta a la lluvia, llevamos dos años haciendo mediciones en la madera con un higrómetro y nunca tiene la humedad requerida, que aquí es entorno al 7%.

El cliente nos pidió que lo hiciéramos de todas formas así que pensamos en usar un consolidante higro endurecedor, que a la vez que pegaba muchas tablas y mejoraba el aislamiento, lo hacía extrayendo agua de la estructura, lo cual nos pareció muy indicado.

Producto consolidante reaccionando con la humedad


En los sitios donde no funcionó hicimos lo más usual, levantarlas y pegarlas pero con una cola sin agua, que mejorara el agarre y el aislamiento. En nuestra tierra las colas elásticas son mucho más versátiles y eficientes que las vinílicas (cola blanca) que usábamos antes.

Repegado de tablas 


Podríais pensar que vaya despropósito arreglar algo que inevitablemente ha de estropearse otra vez, pero me gustaría que considerarais un aspecto muy importante:
Lo colocó mi padre hace más de trenta años, cada vez que se estropea, se arregla y queda perfecto o incluso mejor.

Afinando (pasando la lija fina)


Ahora podemos usar productos mucho más seguros para vuestros hogares sin químicas agresivas que molestan al cliente y pueden poner en riesgo su salud. En este caso se optó por un poliuretano al agua.

Si hubiéramos puesto un laminado cada vez que se estropeara, habría que haberlo cambiado entero, mucho más caro que cualquiera de nuestros trabajos aquí pues no tienen arreglo, su arreglo es tirarlos y poner otro; por otra parte cubrir humedades con plásticos fomenta la proliferación de hongos y sus peligrosas esporas. Se retarda mucho el secado con lo cual se agravan los daños producidos por el agua y su peligrosidad para nuestra salud.









Para el acabado se optó por poliuretano al agua, aunque un aceite o una cera dura (nada que ver con la de las droguerías) también hubieran sido acabados recomendables, en cuanto a su correcto envejecimiento y baja toxicidad e incluso podemos teñirlo de otro color.


miércoles, 13 de febrero de 2019

Colocar laminado sobre parquet.

Las normas de edificación impiden colocar un parquet laminado sobre un parquet de madera. De todas formas es algo que demandan muchos clientes y está en manos del profesional el hacerlo o no.

Yo personalmente me niego y explico al cliente que no es una superficie adecuada, sobre todo cuando ya está muy suelto. Uno de los secretos de que el montaje de un laminado sea duradero es que la base sea firme y plana, y en estos casos no lo es.

A parte en caso de una fuga de agua, una situación muy frecuente, tenemos tres problemas: el laminado hay que cambiarlo. Hemos de reparar la madera, quitarla o esperar a que seque. Y por último si no lo hacemos se crían hongos en la madera que no puede evacuar el agua y su medio de reproducción, las esporas, son a veces extremadamente tóxicas y peligrosas para personas mayores o patologías que conllevan bajas defensas en el organismo. Yo retiro a menudo laminados afectados de humedad y las colonias que veo bajo ellos me impedirían montarlo en mi casa, sinceramente. Eso asusta.


Retirada de cemento en roza, nivelación y reconstrucción con madera.

En el caso de esta obra el cliente nos llamó para arreglar un laminado dañado por una fuga. Era de una calidad pésima y le recomendé que le buscara un sitio en el vertedero pues se había destrozado y era de baja calidad, imposible de reparar y encontrar el modelo exacto; el suelo a la basura.

Curiosamente encontramos debajo una madera que identificamos como jatoba en doble espiga oblicua, muy deteriorada pero con un espesor casi completo.




El formato original era un roble en espiga simple, de corto formato con cenefas sobre una solera no muy compacta con una calefacción central bastante mal diseñada, los pisos superiores son un infierno. Todos las parquets se han soltado mucho en el edificio y el antiguo dueño lo sustituyó por la jatoba pensando que era la madera.

No era la madera, es la suma de la solera poco compacta, la cola de vinilo, que no soporta deformaciones y esa terrible calefacción, que está pidiendo a gritos un intercambiador de calor.

El antiguo dueño sufrió otra fuga y el parquet se despegó y se deterioró porque el barniz era de una calidad pésima, la cola otro tanto... y perdió su fe en la madera y colocó el laminado encima.

Nuestro cliente nos llamó y hemos intentado recuperar el valor de este pequeño tesoro que es la jatoba.
Fue complicado pues tapar una madera aún húmeda con un plástico conlleva que la humedad tarda en salir más y la madera se retuerce y se despega brutalmente. También se crían hongos pero resulta que las maderas tropicales como esta los resisten.

Por una vez quitamos un plástico para descubrir un material noble. Pero ahora lo hemos tratado como se merece, con colas y barnices de máxima calidad.







No tapes un material noble y reparable con un plástico, sería como forrar una obra de arte y no vas a sacar nada bueno de ello. Por eso las normas de edificación lo prohíben. Solo has de buscar un profesional que sea capaz de darle una nueva vida, frente a la solución sencilla, sobre todo para él, de forrarla con el laminado y no molestarse en arreglarlo, algo que exige conocimiento, dedicación y materiales de calidad.


jueves, 1 de noviembre de 2018

Una obra barata y rápida.

El precio y la prisa por terminar sus obras está decantando a la gente hacia soluciones artificiales. El maketing salvaje que hace pensar a la gente que estas cosas son eternas y muy aconsejables económicamente es lo que verdaderamente me enerva.

En cuanto al precio considero que es un error. De la misma forma que de momento despreciamos los coches eléctricos porque su batería solo dura entre dos y cuatro años, según el cuidado (siendo las baterías el 80% del valor de dicho vehículo) tampoco es asumible que el arreglo de algo sea el 100% del valor invertido, en este caso el laminado o vinílico. Y es el cien por cien o incluso más porque hay que sustituirlo todo, generalmente más que la propia zona dañada.
Siendo justos si por 0,5 m2 dañados, que no vas a poder encontrar a no ser que los tengas guardados, y si la habitación pongamos tiene 10 m2 el valor del arreglo serían (por cambiar el material de la estancia entera) 1x10/0,5=20, por cada metro, lo cual hace un valor de arreglo de 20 veces su precio final o dicho de otra forma el 2000%. Caro arreglo para un simple plastico. ¿Os parece económico ahora? Pensar que nunca tengas un accidente leve o grave en tu suelo o siguiendo el ejemplo, en tu coche es ser demasiado optimista ¿no?
Y si leeis las garantías de vuestro material sintético, laminado o vinílico,  os puedo asegurar que no lo cubre, ni que lo rayes (culpa tuya) ni que se desarme (culpa del que lo instaló); de esa forma es fácil dar veinte, treinta o más años de garantía, no os dejéis impresionar.

En cuanto a la rapidez, de la misma forma que se puede montar laminados o vinílicos en el instante, se puede hacer lo mismo con madera, y esta siempre será reparable, y a un coste mucho más razonable. No en vano, el montar pavimentos flotantes se comenzó a hacer con madera, aunque en sus comienzos era madera de calidad y muy bien manufacturada, con capas de madera nobles de gran espesor y correctamente ensambladas. Los abaratamientos del mercado y la entrada en la producción de paises de economías emergentes han deteriorado la calidad a la par que disminuía el precio.

Multicapa de roble restaurado. Un material de rápida instalación, económico y arreglable a un precio razonable.


La madera se puede arreglar o sustituir, restaurar y dejar como nueva y su durabilidad y con ello su rentabilidad a medio y largo plazo es infinitamente superior a una solución artificial.
Nadie se gastaría 6.000 € en un coche nuevo, por atractivo que sea el precio, si en la primera avería lo hemos de achatarrar y comprar otro.

La casa que habito tiene su parquet pegado hace 40 años, la debería de lijar ya; le quedan otros tres lijados y con el último ya llevo veintitrés años. Veo muy a menudo tarimas de más de ciento cincuenta años, de pino norte, una de las maderas más blandas y poco aconsejables para el clima del lugar donde vivo. Lo peorcito de la madera le da a lo mejor de un artificial (e incluso a sus surrealistas garantías) muchas, muchísimas vueltas.

Desde un punto de vista estético podemos hacer lo que quieras con tu madera si te aburre, aclararla, oscurecerla, cambiarla de color; lo que desees, no es necesario cambiar el suelo entero, las posibilidades de la madera son casi infinitas.

Considerando razones de salud, el sustituir materiales naturales, de probada eficacia durante la historia de la humanidad, por materiales plásticos que desprenden disolventes (vuestra sangre contiene disolventes plásticos) y que producen graves daños a nuestro mundo no parece ser una gran idea, a la par que fomentamos la aparición de ácaros, hongos  y otros microorganismos indeseables y perdemos calidad de aislamiento acústico y térmico, o dicho de otra forma, calidad de vida.

También hay que considerar que el uso de la madera fomenta el valor de los bosques y de esta forma, su cuidado y explotación controlados, lo cual redunda en el bien de todos en cuanto a la labor que ejercen esos árboles hasta que son aptos para su tala y pasan a formar parte de nuestro hogar. El petróleo del que se hacen estos nuevos pavimentos fue un problema medioambiental al extraerlo, al refinarlo y al transformarlo en plástico y cuando lo tiremos será un problema aun mayor.

lunes, 23 de julio de 2018

El Seguro del hogar y tu parquet.


Cuando manifiesto mis opiniones sobre lo que la mayoría de los profesionales hacen en mi tierra, Castilla, muchos se ofenden y se irritan y se escudan diciendo que es lo que les pagan y yo mismo puedo entenderlo porque todos tenemos familias que mantener.

Siempre defiendo al parquetista y le entiendo, como no. Yo he aplicado muchos pisos en urea, en poliuretano o mezcla de ambos.
Sencillamente llevo mucho tiempo haciendo esto y no siempre hubo otra solución para proteger un parquet.

A finales de la semana pasada recibí una llamada de teléfono que rozaba la angustia.
Llevaban un mes con la habitación para una niña levantada porque el seguro les había lijado la habitación y a parte de quedar mal, olía bastante y les preocupaba que su hija se viera perjudicada por ello. Me comentaron que les iban a dar un barniz de poliuretano para arreglarlo pero ya no se fiaban… y me llamaron.

Meter una habitación en pleno verano no es una idea muy aconsejable para una empresa de parquet pero la desesperación de esta mujer me hizo buscarla un hueco y hacer la habitación de marras.

Os muestro el resultado del trabajo realizado por el “profesional” del seguro, no voy a hacer mención del producto, ni el fabricante, ni el “profesional”, ni la conocidísima aseguradora pero como vea un comentario de alguno de los “no aludidos” si que los mencionaré pues los conozco a todos, como no.
El lijado era correcto para un urea, sin pulido orbital, y como dieron las dos primeras manos con espátula, eso se fue al garete pues no taparon bien sus propios fallos de acabado, la última mano la dieron a brocha con excesivo calor y presentaba granitos. Se apreciaba un intenso olor a formol.





Cuando apenas tenía una mano, tuve una conversación que creo que es muy valiosa, pues esta vez no es mi opinión sino la de tres mujeres de diferentes edades que estaban allí mientras lo hacía.

Evidentemente la dueña del piso estaba para pocas concesiones con seguro y parquetista y los puso verdes. Yo defendí al parquetista porque literalmente para doce y a veces menos euros que le pagan, no puedes esperar más que que te lijen con dos lijas y lo barnicen con la espátula y urea.
Un trabajo ínfimo, con un material deleznable y con poca o nada de dedicación.

A ello una de las presentes me preguntó: “¿y que hubieras hecho tú?” A lo que respondí: “Negarme a darlo. Solo aplico materiales seguros para uso en el hogar y si alguien tiene algún reparo que llame a otro”. Ella me dijo: por eso eres un profesional. Yo cuando hago un trabajo lo hago lo mejor posible y se que en ello va mi nombre y la imagen de mi empresa. Y si tengo que negarme a hacerlo lo hago.

Otra de las presentes nos comentó que nada de lo que habíamos hecho se parecía a lo que el otro profesional hizo y que se notaba la diferencia…



El mismo piso con una mano de poliuretano al agua.


Los parquetistas que les siguen el juego a los seguros o cualquier otro tipo de empresa que lo único que pretende es ganar más dinero y más deprisa, aun a riesgo de la salud del que los aplica o contrata y seguro que en detrimento de la calidad y duración del acabado, se hace un flaco favor a si mismo y a su oficio y con ello a su propio futuro.

El seguro quiere que el cliente se deje de quejar lo más rápido y barato posible, aunque con ello le den un producto de muy baja calidad y peligroso o incluso le arranquen el suelo para poner un laminado, siempre que esto sea más rápido y económico.

Es por ello, que (y esta vez la opinión es mía) siempre recomiendo a quien me llama que le pida una compensación económica al seguro y que no deje entrar a nadie de su parte. El 90% de las veces acabarás con un trabajo horroroso, que durará poco y un lijado menos en tu madera; o incluso peor, sin madera.

lunes, 2 de julio de 2018

El parquet hidráulico.

Existen muchas formas de hacer un suelo de madera. Algunas funcionan bien bajo ciertas condiciones y otras son un estrepitoso fracaso según la zona en la que fueron instaladas y las condiciones bajo las que fueron realizadas.

A principio de los años ochenta en España se empezaron a ver parquets hidráulicos.

En un tiempo en el que los profesionales del parquet eran escasos y con una formación muy básica, un solador podía colocar estos pavimentos.

Perfil tabla parquet hidráulicoHormigón fracturado parquet hidráulico
Parqué hidráulico antes de arreglarlo


El problema es que la maravillosa idea de hacer anclajes a la madera en su base y poner como aislante una durísima y tóxica brea se topó de bruces con la verdad impepinable de que el agua siempre encuentra un camino.

La madera tiene la desesperante costumbre de crecer cuando aumenta su humedad y la brea, aunque dura no es elástica. Por ello con los cambios bruscos de humedad y temperatura las tablas se acaban soltando de su "galleta" de hormigón.
El resultado es que se mueven al pisarlos, tienen forma de teja y son extremadamente difíciles de trabajar y arreglar.

Parquet hidráulico restaurado 1Parquet hidráulico restaurado 2
Parquet hidráulico restaurado

Como ya en aquellos tiempos empezaron a dar problemas en su instalación, se comenzó a colocar con grapas de metal que se hincaban por debajo y que le daban más cohesión al pavimento. Eran placas con muchos anclajes y eso hacía que permanecieran mucho más estables.

Se hacía una loseta de mortero de cemento en un molde. Se dejaban secar y se cubrían con una brea adhesiva, sobre la que se colocaba la loseta de parquet unida por grapas.
El albañil colocaba estas losetas sobre la solera como si de un terrazo se tratara.

Despiece baldosa parquet hidráulico
Estructura de baldosa de parquet hidráulico

En un clima continental severo, como la ciudad donde vivo y trabajo, Valladolid, el resultado fue nefasto, son parquets muy deteriorados. La madera rápidamente absorbió una gran cantidad de agua al ser puesta en obra y con el paso de los años la perdió, mermó y se deformó.

Para que os hagáis una idea de lo mal que fueron, del caso particular que os enseño, solo hay dos comunidades, que yo sepa, que lo tienen instalado en la ciudad donde trabajo. Con el sistema posterior de grapas existen bastante más.

parquet hidráulico 1parquet hidráulico 2
Hidráulico sin grapas

A parte es muy reseñable lo extremadamente duros que son estos pavimentos, al menos los de roble español, los de castaño, no tanto.
El repararlos cuando se sustituyen tablas es todo un problema porque encontrar un roble con esas características y tono inducidos por el tiempo es casi imposible. Por ello solemos arreglar con roble francés e intentamos una imitación de su tono y contraste con diversos tintes.

Imitación de tono roble español 1Imitación de tono roble español 2
Teñido de roble francés para imitar roble español envejecido

Para arreglarlo rellenamos las juntas de un consolidante higro endurecedor con el objeto de reforzar las uniones quebradas y añadimos un tipo de cola flexible y dura teñida para reforzarlas aún más.

Tras el lijado y pulido se terminó con poliuretano al agua satinado de alta resistencia al desgaste.